CATARATA


 

::: Cataratas

Es una opacidad del lente (cristalino) del ojo, el cual normalmente es claro y transparente


 

::: Una catarata (mitos)

  • No es una tela o capa que cubre al ojo;
  • No es ocasionada por el uso excesivo de los ojos;
  • No es un cáncer;
  • No se trasmite de un ojo al otro;
  • No causa ceguera irreversible.

 

::: Causas

El cristalino del ojo normalmente es transparente. Si se torna nublado u opaco, la afección se conoce como catarata. En raras ocasiones, las cataratas pueden presentarse en el momento o poco después del nacimiento, en cuyo caso se denominan cataratas congénitas.
Las cataratas en adultos se desarrollan muy gradualmente con el paso de los años y pueden ser hereditarias. Estas cataratas se desarrollan lentamente y sin dolor y la visión en el ojo u ojos afectados empeora también de manera lenta.
Las cataratas se desarrollan más rápidamente si hay algunos factores ambientales, como el tabaquismo, la exposición a otras sustancias tóxicas y la exposición a la excesiva luz ultravioleta o luz solar. Se pueden desarrollar en cualquier momento después de una lesión ocular. Las enfermedades, como la diabetes, también aumentan enormemente el riesgo de desarrollo de cataratas. Ciertos medicamentos, como la cortisona, también pueden acelerar su formación.
como inmaduras, maduras e hipermaduras.

  • Catarata inmadura: el cristalino tiene algunas áreas remanentes transparentes.
  • Catarata madura: cristalino opaco o completamente nublado, lo cual significa que usted no puede ver a través de éste.
  • Catarata hipermadura: los tejidos del cristalino se rompen y se filtran a través de la cubierta superficial, lo cual puede dañar otras estructuras en el ojo.

La mayoría de las personas desarrolla algo de opacidad leve en el cristalino después de los 60 años. Cerca de un 50% de las personas entre 65 y 74 años de edad, y alrededor de un 70% de las personas de 75 años o más, tienen cataratas que afectan su visión.
Los factores que pueden contribuir al desarrollo de cataratas son:

  • Enfermedades que causan inflamación o afectan el metabolismo
  • Lesión en el ojo
  • Antecedentes familiares
  • Uso prolongado de corticosteroides o algunos otros medicamentos
  • Exposición a la radiación
  • Tabaquismo
  • Demasiada exposición a la luz ultravioleta (luz solar)

En muchos casos, la causa de las cataratas se desconoce.


 

::: ¿Cómo se detecta una catarata?

Un examen minucioso de la vista efectuado por su oftalmólogo (el médico o cirujano que se especializa en los ojos) puede detectar la presencia y la gravedad de una catarata, además de cualquier otro padecimiento que pudiera estar ocasionando una visión borrosa o alguna otra molestia.
Además de las cataratas, puede haber otras razones por las que se presenta una disminución en la capacidad visual, en particular problemas relacionados con la retina o con el nervio óptico. Si estos problemas existen, es posible que no se consiga una visión perfecta aun cuando se elimine la catarata.
Si tales padecimientos son muy severos, es posible que la eliminación de la catarata no ofrezca ninguna mejoría en la visión. Su oftalmólogo le puede informar acerca del grado de mejoría que puede usted esperar.


 

::: ¿Con qué rapidez se desarrollan las cataratas?

La rapidez con la que se desarrolla una catarata dependerá del individuo y puede variar inclusive entre los dos ojos. La mayor parte de las cataratas asociadas con el proceso de envejecimiento progresan gradualmente a lo largo de un período de varios años.
Otras cataratas, especialmente en individuos más jóvenes y en personas que padecen diabetes, pueden progresar rápidamente en un período de unos cuantos meses ocasionando un deterioro en la vista. No es posible determinar la rapidez con la que se desarrollará una catarata en una persona determinada.


 

::: Síntomas

Los problemas visuales pueden incluir los siguientes cambios:

  • Visión nublada, borrosa, difusa o velada
  • Pérdida de la intensidad de los colores
  • Visión doble
  • Dificultad para ver en la noche
  • Problemas para ver contornos contra un fondo o la diferencia entre sombras de colores
  • Ver halos alrededor de las luces
  • Sensibilidad al resplandor

Las cataratas generalmente llevan a una disminución en la visión, incluso con la luz del día. La mayoría de las personas con cataratas tienen cambios similares en ambos ojos, aunque un ojo puede estar peor que el otro. Muchas personas con esta afección presentan únicamente cambios visuales leves.
Otros síntomas pueden abarcar:

  • Cambios frecuentes en la prescripción de gafas o anteojos

 

::: Pruebas y exámenes

Para diagnosticar las cataratas, se utilizan un examen oftalmológico estándar y un examen con lámpara de hendidura. Rara vez se necesitan otras pruebas diagnósticas.


 

::: Tratamiento

El único tratamiento para las cataratas es la cirugía para extirparlas y se realiza si usted no puede desempeñar actividades normales, incluso con el uso de gafas.
Si una catarata no es molesta, entonces la cirugía no suele ser necesaria. Sin embargo, algunas personas pueden tener problemas oculares adicionales, como retinopatía diabética, que no se pueda tratar sin antes practicar la cirugía de cataratas.
Para algunas personas, el hecho de cambiar de gafas, conseguir bifocales más potentes o usar lentes de aumento es suficiente ayuda.


 

::: ¿Qué efectos debo esperar de la cirugía para eliminar las cataratas?

Anualmente millones de personas son operadas de las cataratas, con la mayoría de ellas sin complicación alguna.
La cirugía para eliminar las cataratas generalmente se efectúa bajo anestesia local sin necesidad de hospitalización. Durante la cirugía se remueve el cristalino opaco del ojo. En la gran mayoría de los casos, el enfoque del cristalino se restaura implantando un lente intraocular permanente.
Su oftalmólogo efectúa esta delicada cirugía utilizando un microscopio, instrumentos miniaturizados y otros modernos dispositivos tecnológicos.
Aunque mucha gente así lo cree, no se usan rayos láser para eliminar las cataratas.
En aproximadamente una quinta parte de las personas operadas para eliminar las cataratas, la cápsula que sostiene el lente intraocular se volverá opaca. Se utiliza cirugía con rayo láser para abrir esta cápsula opaca y así restituir una visión clara.
Casi inmediatamente después de la operación para eliminar las cataratas, usted podrá efectuar todo tipo de actividades, excepto las más vigorosas. Sin embargo, siguiendo las instrucciones de su oftalmólogo, deberá aplicar gotas a los ojos periódicamente. Además, serán necesarias varias visitas después de la operación para que su oftalmólogo pueda verificar el progreso de su ojo a medida que sana.
La cirugía para eliminar las cataratas es un procedimiento médico que tiene una gran probabilidad de éxito. Más del 90% de los casos resultan en una mejoría en la visión, a menos de que existan problemas en la córnea, en la retina o en el nervio óptico. Es importante tener presente que pueden presentarse complicaciones durante o después de la cirugía, algunas de las cuales pueden ser lo suficientemente severas como para limitar la visión. Como en toda cirugía, no se puede garantizar un éxito absoluto.


 

::: Pronóstico

La visión puede no mejorar a 20/20 después de la cirugía de cataratas si se presentan otras enfermedades, como la degeneración macular. Los oftalmólogos pueden generalmente, aunque no siempre, determinar esto con anticipación.


 

::: Posibles complicaciones

No existe ninguna cirugía sin riesgos. Debido al avance de la técnica la cirugía de la catarata en aproximadamente un 95 % de los casos se desarrolla sin problemas.
Pero en ciertos casos se producen complicaciones que pueden ser leves, moderadas o graves. Pueden ocurrir en cirugías perfectamente realizadas por los cirujanos más expertos.
La consecuencia más grave es la PÉRDIDA DEFINITIVA DE LA VISIÓN DEL OJO OPERADO CON O SIN LA PÉRDIDA DEL OJO. Esto es sumamente infrecuente pero no es imposible. Todo paciente que se va a operar de catarata debe saber que esta remota posibilidad existe (estimativamente 1 cada 15.000 operados de catarata). Para que Ud. compare este riesgo, en el primer semestre de 2001 hubo en nuestro país 1 víctima fatal por accidente de tránsito por cada 20.000 habitantes. (Fuente Ministerio de Justicia).
La gran mayoría de las complicaciones pueden ser resueltas o durante la cirugía o con nuevas cirugías y/o con medicación. Puede quedar como consecuencia una recuperación parcial de la visión. Nadie puede garantizarle una cirugía exitosa.
Para informarlo en forma clara y que Usted pueda tomar una decisión con el conocimiento necesario le brindamos un LISTADO PARCIAL pero con las complicaciones más graves y/o las más frecuentes:

A) INFECCIÓN DENTRO DEL OJO (endoftalmitis infecciosa, ocurren 7 casos cada 10.000)
En prácticamente todos los casos el germen que la causa está en los tejidos vecinos al ojo del propio paciente. Es sumamente grave y puede terminar con la pérdida definitiva de la visión e incluso del ojo. Es fundamental el diagnóstico precoz. Usted debe consultar inmediatamente si en el postoperatorio siente dolor, si nota disminución de la visión, si los párpados están inflamados o el ojo muy rojo.
Aún con las más estrictas medidas de seguridad (asepsia), puede ocurrir una infección ocular. Es una complicación imposible de prevenir totalmente.

B) EXTRACCIÓN PARCIAL DE LA CATARATA. (Entre 3 y 10 casos cada 1.000)
Durante la cirugía puede ocurrir que parte de la catarata se desplace a la parte posterior del ojo. De acuerdo a cada caso el cirujano podrá intentar extraer el o los fragmentos o disponer una segunda cirugía. También el cirujano decidirá si coloca o no la lente artificial.

C) PÉRDIDA DE TRANSPARENCIA DE LA CÓRNEA.
La córnea es el tejido transparente en la parte anterior del ojo. Es el parabrisas del ojo, pierde transparencia porque se llena de líquido (edema). Ocurre en 4 de cada 1000 cirugías no complicadas. Los casos más graves obligan a una cirugía de transplante de córnea.

D) DISMINUCIÓN DE VISIÓN POR L͍QUIDO EN EL CENTRO DE LA RETINA. (EDEMA DE ḾCULA)
La retina es la membrana sensible que tapiza el interior del ojo y envía las imágenes al cerebro. El paciente sufre una disminución de visión. Ocurre en menos de 1 caso cada 100.
El 90 % recupera la visión con el tiempo, medicación y en ciertos casos con cirugía.

E) DESPRENDIMIENTO DE RETINA.
Los miopes tienen más riesgo de padecerlo. Ocurre en menos de 1 caso cada 200.
Obliga a una o más cirugías. Es posible, aunque muy poco frecuente, la pérdida definitiva de la visión.

F) DISMINUCÓN DE VISIÓN POR PÉRDIDA DE TRANSPARENCIA DE LA MEMBRANA EN LA QUE SE APOYA LA LENTE ARTIFICIAL.
Esta membrana se llama cápsula posterior. Durante los 5 años posteriores a la cirugía hasta un 25 % de operados necesitan una aplicación de láser para cortar esa membrana cuando se hace opaca. Entre otros, los riesgos del láser son: aumento de la presión ocular, desprendimiento de retina, marcas en la lente artificial, etc.

G) HEMORRAGIA DENTRO DEL OJO. (HEMORRAGIA EXPULSIVA)
Es una complicación sumamente remota. Cuando ocurre en general lleva a la pérdida definitiva de la visión. Sólo en casos excepcionales se puede prever.

H) AUMENTO DE LA PRESIÓN OCULAR. (GLAUCOMA).
Esta situación puede necesitar medicación (gotas) de por vida y en casos aislados, cirugía.
Es sumamente infrecuente, aunque posible, que el paciente pierda la visión del ojo.

I) OTRAS COMPLICACIONES:
Necesidad de reemplazar la lente artificial por otra debido a un resultado óptico no satisfactorio.
Desplazamiento de la lente artificial. Puede necesitar cirugía.
Visión doble (diplopía): puede necesitar cirugía.
Perforación del globo ocular durante la inyección anestésica.
Filtración de la herida (se colocará un punto de sutura en quirófano).
Pupila desplazada y/o deformada. Reflejos en la pupila.
Inflamación crónica del ojo (necesita medicación y, a veces, cirugía con extracción de la lente artificial) aumento en la sensibilidad a la luz.
Halos, imágenes fantasmas, "moscas volantes".


 

::: Cuándo contactar a un profesional médico

Solicite una cita con el médico si experimenta pérdida de la visión, disminución en la visión nocturna o problemas con el resplandor de la luz.


 

::: Prevención

La mejor prevención consiste en controlar las enfermedades que incrementan el riesgo de una catarata y evitar la exposición a los factores conocidos que promueven su formación.
El uso de gafas de sol durante el día cuando se está al aire libre puede reducir la cantidad de luz ultravioleta a la que están expuestos los ojos. Algunas gafas de sol no filtran los rayos ultravioleta que son perjudiciales, por lo que se debe consultar con un oculista, acerca de cuáles son las gafas que filtran la mayor cantidad de rayos UV. El hecho de dejar el hábito de fumar puede disminuir el riesgo de desarrollar cataratas en personas que fuman cigarrillo.


 

::: Nombres alternativos

Opacidad del cristalino